América Latina condena el asalto policial a la embajada mexicana en Ecuador

LUIS PABLO BEAUREGARD
Los Ángeles – 06 ABR 2024 – 18:58CEST
13
México recibe un apoyo casi unánime en la región tras la irrupción policial en su embajada en Ecuador, que ha provocado el rompimiento de las relaciones diplomáticas entre los países. La Organización de los Estados Americanos (OEA) ha manifestado su solidaridad al Gobierno mexicano después de que las autoridades ecuatorianas se llevaran a la fuerza al ex vicepresidente Jorge Glas, condenado en dos causas por corrupción y a quien se le había solicitado el asilo político horas antes. “La secretaría general rechaza cualquier acción violatoria o que ponga en riesgo la inviolabilidad de los locales en las misiones diplomáticas”, ha señalado en un comunicado. El organismo ha recordado que los Estados miembros tienen la obligación de “no invocar normas de derecho interno” para justificar la violación de las obligaciones internacionales, entre ellas la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, vigente desde 1963.

La OEA cree que los hechos ocurridos la noche del viernes en la legación diplomática mexicana en Quito ameritan una reunión de su consejo permanente. El organismo presidido por Luis Almagro ha hecho un llamado este sábado para que las partes resuelvan sus diferencias mediante el diálogo.

A la organización ubicada en Washington le antecedieron otros mensajes de apoyo al Estado mexicano ante las acciones que vulneran el derecho de asilo internacional. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva escribió en X, antes conocido como Twitter, que se solidariza con su amigo, Andrés Manuel López Obrador. La cancillería brasileña emitió un comunicado en el que condena en firmes términos las acciones llevadas a cabo por el Gobierno de Daniel Noboa.

“La medida llevada a cabo por el Gobierno ecuatoriano constituye un grave precedente”, afirmó el Ministerio de Exteriores brasileño y aseguró también que la entrada de la policía especial a la embajada es objeto de “repudio enérgico” más allá de cualquier justificación que se haya dado para la detención del político Glas.

Gabriel Boric, el mandatario chileno, también ha respaldado a López Obrador ante la violación de la soberanía mexicana. El Ejecutivo chileno ha manifestado su “profunda preocupación” por la violación del derecho al asilo y ha citado la Convención sobre Relaciones Diplomáticas, vigente desde 1961. Esta establece que los locales de la misión “son inviolables y los agentes del Estado receptor no podrá penetrar en ellos sin consentimiento”. En el mismo tono que la OEA, Chile pide a las dos naciones en conflicto superar prontamente sus diferencias. Costa Rica, en un comunicado conjunto con Panamá y República Dominicana; Paraguay; Antigua y Barbuda han emitido pronunciamientos en sentido similar.

Esta ha sido la opinión de la mayoría de los líderes latinoamericanos. Pero hay algunos presidentes que han llamado a la acción. El colombiano Gustavo Petro asegura que su país promoverá una acción para que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos expida medidas cautelares en favor de Jorge Glas, quien llevaba en la embajada mexicana desde el 17 de diciembre y a quien “se le violó de manera bárbara su derecho al asilo”. La cancillería colombiana ha pedido a Honduras, actualmente presidente pro tempore de la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), convocar a una reunión extraordinaria para abordar el grave asunto.

Xiomara Castro, la presidenta de Honduras, ha reaccionado al mensaje lanzado por Petro desde Bogotá. La mandataria ha convocado a una reunión virtual de urgencia de la Celac para este lunes 8 de abril y una segunda que deberá ser protagonizada por los cancilleres de los Estados miembro, también de forma remota, para el martes 9 de abril. Otra reunión de presidentes será programada para una fecha posterior.

Las tendencias ideológicas no han impedido condenar las acciones ocurridas la noche del viernes. Aunque hay algunas naciones que han hecho matices en el conflicto. “La Convención de Caracas sobre Asilo Diplomático se aplica tanto el Estado territorial como para el asilante, quien deberá tener especialmente en cuenta en qué casos no correspondería conceder el asilo diplomático, incluyendo a las personas procesadas por delitos comunes”, ha señalado el Ministerio de Exteriores uruguayo, quien ha recordado la inviolabilidad de las misiones diplomáticas.

Incluso la Argentina de Javier Milei, un presidente que se ha enzarzado recientemente en polémicas verbales con López Obrador, se ha sumado a la condena regional a los hechos sucedidos en la embajada mexicana en Quito. El Gobierno ha llamado a respetar las convenciones internacionales y recuerda que recientemente ha dado asilo diplomático a seis dirigentes opositores venezolanos, para quienes se ha solicitado un salvoconducto para abandonar Caracas.

Otto Sonnenholzner, el vicepresidente ecuatoriano entre 2018 y 2020 en el Gobierno de Lenin Moreno, cree que Jorge Glas no debió haber recibido el asilo político. Sin embargo, considera que la invasión a la embajada mexicana “fue un error grave” que deja a Ecuador muy mal parado ante la comunidad internacional. El excandidato presidencial en los comicios del año pasado cree que el presidente mexicano se ha metido “indebidamente” en asuntos internos de Ecuador, pero que la respuesta de la Administración de Noboa fue impulsiva.

El presidente de Bolivia, Luis Arce, ha rechazado también “la transgresión al derecho al asilo” de Jorge Glas, quien estaba a la espera de un salvoconducto que le permitiera abandonar la sede mexicana en Quito tras más de tres meses como huésped. Esto, asegura el mandatario, ha evidenciado la violación del derecho internacional y “afectado la hermandad y convivencia pacífica” de la región. El expresidente boliviano Evo Morales ha sido uno de los beneficiados por el derecho al asilo prestado por el Estado mexicano.

Scroll to Top